Historia


Mision

El Colegio Profesional de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Córdoba nació en 1984, en el marco de la sanción de la Ley N° 7191/84, aprobada el 30 de octubre de ese año; iniciativa que fue firmada y presentada por el legislador Dr. Alfredo Orgaz.

 

La Ley N° 7191/84 rige la actividad profesional y estableció la integración de la entidad colegiada; norma que luego contó con las modificatorias 7.524, 7.724 y 8.764.

 

De esa forma se institucionalizó la actividad que se venía desarrollando desde hacía décadas. Hasta entonces, los corredores estaban legislados por el Código de Comercio y la matrícula se otorgaba a quienes estaban inscriptos en el Registro Público de Comercio. Y, a su vez,  el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) otorgaba las matrículas a los martilleros judiciales, llevando a cabo en el edificio de Tribunales los sorteos, remates y subastas.

Paralelamente, el Colegio Monserrat comenzó al dictado de la carrera de Martilleros y Corredor Público, saliendo en 1983 la primera promoción de egresados. Al respecto, hay que destacar que fue la primera entidad a nivel provincial y la segunda a nivel nacional en dictar esta formación.

 

El nacimiento del Colegio permitió agrupar a martilleros, corredores y tasadores públicos de la provincia. En un primer momento hubo una comisión normalizadora que llevó a la conformación de la primera Comisión Directiva. El primer presidente del Colegio fue el corredor inmobiliario Roberto Dante Flora, y el secretario, Ricardo Juan Lardone.

Para la creación de la institución se necesitaba una determinada cantidad de colegiados y por ello, se conformaron con tres ramas de actividades conexas: martilleros judiciales, martilleros de hacienda (que estaban agrupados en Senasa) y martilleros inmobiliarios.

La primera sede institucional era alquilada y funcionaba en Bolívar 373; luego se trasladó a la calle 27 de Abril 722 y a principios de la década del 90, la entidad adquirió el edificio actual en la calle Caseros 850.

 

Los inicios del Colegio demandaron gran esfuerzo y trabajo. Se realizó una asamblea para aprobar el Estatuto, se inició el proceso de empadronamiento y otorgamiento de matrícula a los profesionales, tanto en Córdoba capital como en las distintas delegaciones; realizando al mismo tiempo, una tarea de concientización y formación de los colegiados.

En la década del 90 se adquirió también la sala de remates y auditorio, generando un espacio para la realización de las acciones de la actividad.

Con el correr del tiempo, el desarrollo profesional se redimensionó dentro de la amplia actividad que realiza el martillero y corredor público en la sociedad, y logró jerarquizarse por la Ley Nacional 25.028 que equiparó como “profesionales universitarios” a los colegiados activos y estableció como requisito para la matriculación la formación profesional en los claustros universitarios.

 

Tal como el artículo 37 de la Constitución de la Provincia de Córdoba, el Colegio tiene “a su cargo la defensa y promoción de sus intereses específicos y gozan de las atribuciones que la ley estime necesarias para el desempeño de sus funciones, con arreglo a los principios de leal colaboración mutua y subordinación al bien común, sin perjuicio de la jurisdicción de los poderes del Estado”.

 

La sede institucional se encuentra en Caseros 850 y tiene 11 delegaciones en el territorio cordobés.

 

La institución forma parte de la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de Córdoba (FEPUC).

 

 

Fechas importantes

 

Día del Martillero Público: en diciembre de 1945 se fijó el 11 de octubre como el

Día del Martillero Público.

Día del Corredor Inmobiliario: El 23 de octubre de 1967 nació la Cámara Inmobiliaria de Córdoba, institución que sentó las bases del movimiento inmobiliario cordobés y en su homenaje, se fijó esa fecha como el día del Corredor Inmobiliario.